Blogia
LA CASCADA DE BABEL: Historia, Letras, Libros

La delgada línea entre la cordura y el delirio, según Murado

La delgada línea entre la cordura y el delirio, según Murado

“A febre é unha grande viaxeira...” escribe Miguel A. Murado (Lugo, 1965) en su última obra, que estoy leyendo actualmente durante mis desperdigados ocios alaricanos. Siento especial predilección por el relato corto desde que descubrí a Cunqueiro y Fole en la adolescencia y tenía curiosidad por conocer este libro. De su autor leo a veces alguna columna de prensa y sabía que es un buen conocedor de Oriente Medio, donde ha trabajado para la ONU.

 El delirio febril recorre las páginas de la obra  (Galaxia, 2007) adquiriendo distintas dimensiones y sirviendo de nudo que entremezcla, ata y confunde a vivos y muertos. Un tópico muy recurrente en nuestra literatura, por otro lado. El estilo es ágil y se lee con agrado, pero arroja un conjunto bastante irregular. En todo caso, una lectura veraniega recomendable, con algunos pasajes de cierta altura narrativa.

Aquí os dejo un trocito del relato que más me ha gustado. Que lo disfrutéis!

 

Os Outros  [extracto]

 

“O xuiz era un rapaz novo, un castellano. Levaba pouco tempo nestas terras duras e aquela masacre pareceulle incomprensible. Volvendo para A Fonsagrada charlaba cun dos guardias, un que era da zona:

—¿Y entonces este hombre, el Negro, era tan violento como dicen?

O guardia pensou un pouco antes de responder:

—Eu cóntolle. Era un home moi infeliz, e tuvo unha vida mui dura. Primeiro fizo a guerra cos nacionais, e cando volveu encontrouse con que lle morreran o irmau e a moza. O irmau matáranllo os falangistas, o alcalde que acabamos de ver. Á moza, que estaba de parto, o médico non a foi atender e alí morreu (...). E cando o Negro chegou da guerra, aí tiña o panaroma: irmau e moza enterrados coma cans no monte e a casa requisada, que é onde está agora o almacén de fariña, a casa do Comerciante... 

No sabía nada de esto... —dixo o xuiz.

Usté no sabe, pero eu si sei. Sei eu, e saben todos. Digan o que digan. E o lobicán que queda, cando lle dea por ouvear esta noite, dígolle unha cousa, señor: que máis dun vai pensar que é por el. Porque nesta vila non hai un solo que non teña unha culpa escondida” 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres